Criptomonedas, Europa avanza hacia el euro digital

Europa avanza hacia el euro digital

03-mar-2021 · 2 minutos

Por Inversis

CriptomonedasEn un ecosistema cada vez más digital, las criptomonedas han abierto nuevas alternativas a los pagos tradicionales, pero escapan al control regulatorio y provocan recelo por su vinculación con algunas actividades delictivas, como el blanqueo de capitales o la financiación de grupos terroristas. Sin embargo, suscitan un interés creciente y algunos bancos centrales ya están trabajando en proyectos para investigar la viabilidad de crear sus propias monedas digitales. China, por ejemplo, fue uno de los pioneros y lleva varios años experimentando con el yuan digital. El Banco Central Europeo (BCE) también avanza hacia la moneda europea digital, aunque a menor ritmo.

El euro digital podría ser una realidad en cinco años. Al menos ésa es la previsión que maneja la presidenta del BCE, Christine Lagarde, convencida de que la divisa europea digital saldrá adelante y convivirá con el dinero en efectivo, pero no supondrá su desaparición. Hay quien apunta que podría ponerse en circulación antes de lo previsto, porque en el mundo fintech las cosas cambian muy rápidamente.

El euro digital estaría regulado por el BCE y se usaría igual que el efectivo, como los billetes, pero como forma electrónica de pago que todos los ciudadanos y empresas podrían usar, similar a las transferencias actuales. Sería estable, de forma que mantuviera su valor sin sufrir fuertes volatilidades. La idea sería que por cada euro digital que se emitiera desaparecería un euro físico, lo que permitiría mantener la paridad entre ambas monedas. También se baraja la posibilidad de usar blockchain como tecnología de registro distribuido, como ocurre con el bitcoin. Pero todavía quedan muchos flecos sueltos y mucho por considerar.

El BCE abrió un periodo de consultas en octubre de 2020 y los datos preliminares muestran el interés en los ciudadanos y las empresas europeas por el euro digital, algo que el instituto emisor tendrá en cuenta a la hora de decidir si da el visto bueno final al proyecto de la moneda europea digital. El Eurosistema considera varios escenarios que podrían impulsar la emisión del euro digital: un aumento de la demanda de pagos electrónicos que exija el pago digital libre de riesgos, una caída significativa del uso del dinero en efectivo, una generalización de formas de pago privadas que generen problemas regulatorios y una adopción generalizada por otros bancos centrales de divisas digitales.

Por el momento lo que sí se sabe es que la banca española participará en las pruebas del futuro euro digital. Se hará a través de Iberpay, la compañía española de servicios de pagos que ya participó en el lanzamiento con éxito de Bizum. Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell han anunciado que tomarán parte en el proyecto, que ha sufrido algún retraso por la pandemia.

El euro digital puede abrir muchas oportunidades, pero también son considerables las consecuencias que supondría para el futuro sistema financiero, como el hecho de que los ciudadanos podrían tener un depósito en el mismo BCE o las implicaciones que podría tener para la estabilidad monetaria y financiera.

criptomonedas fotografía







arrow